viernes, 6 de enero de 2017

BATALLAS PERDIDAS


La cabalgata de los reyes magos tardaba en llegar, los niños saltaban impacientes en los hombros de sus padres, de sus abuelos, de sus tías, de todo adulto que sirviese de soporte a sus nervios.
-          Otro año que los Reyes Magos no van a traer a estos descreídos la fusión en el gran club vasco de Iparralde – Dice Galtzagorri al Barón de la Florida señalando con la mandíbula a Hiruntchiverry y Labarthe mientras sostiene encima de su cabeza a un niño que parece ser una pareja de gemelos histéricos-.
-          No sé qué empeño tenéis por aquí en esa batalla perdida –Se vuelve Labarthe que ha venido a hacer fotos para un semanario y que indudablemente ha oído el comentario-, hay quien prefiere mantener su personalidad aunque eso cueste sumergirse de vez en cuando en un mar de lágrimas.
-          Las únicas batallas perdidas son las que no se pelean porque se ha renunciado con anterioridad –Interviene el Barón de la Florida que está haciendo bíceps con el peso de una moza que apunta maneras de jugar en la delantera del Hernani dentro de poco-.
-          La verdad es que el rugby vasco ha perdido muchas batallas, como hemos recordado estos días, con la de equipos que se crearon y desaparecieron sin cuajar –Vuelve a intervenir Galtzagorri, intentando cambiar el rumbo de la conversación-, una pena.

-          ¿Vienen o no esos Reyes? –Pregunta Hiruntchiverry que ha sustituido la txapela habitual por una corona de purpurina dorada en cartón-. Que yo llevo pidiendo esa fusión a San Nicolás, Olentzero, Papá Noel y a quien sea, ya que a estos cabezotas de Baiona no se les puede pedir nada.

No hay comentarios: