martes, 22 de julio de 2014

TOROS

English: Bull with banderillas, Plaza de Toros...
English: Bull with banderillas, Plaza de Toros Las Ventas, Madrid, Spain. (Photo credit: Wikipedia)
Hacía años que no iba a los toros, a una corrida de toros. Y he ido a tres seguidas, creo que las últimas de mi vida en la que supongo que ya habré asistido a más de trescientas. No me acuerdo de la primera vez que fui a una plaza de toros, supongo que sería la del Chofre que estaba situada junto a mi casa y a la que los de la familia accedíamos gratis con entradas que nos obsequiaba el conserje del recinto casi siempre y a veces una conocida familia donostiarra que está en el negocio de los toros desde hace generaciones.
El patio de caballos, la enfermería, el quirófano, la capilla, los corrales… los visité algunas veces y pasé miedo al recorrer los pasillos de madera con puertas de guillotina que conducían inevitablemente al chiquero y de allí al ruedo, todo con los sentidos aguzados, no creyéndome del todo que no hubiera peligro.
Tardes de toros con sol, tardes de toros con lluvia, tardes con triunfos, tardes con broncas, toros desollados, toros devueltos a los corrales… nunca me planteé con siete años que hubiera otra vida que mereciera ser la vida que no fuera la de torero  -los reyes magos me trajeron capote, banderillas, montera…-, y las clases de toreo de salón con el tío Onofre eran la gloria.
Así que hasta que derribaron el Chofre no dejé de ir a los toros pero alguna vaquilla ya me había quitado toda gana de ser torero –años más tarde repetí la tontería en una fiesta y los moratones disuasorios me recordaron mi torpeza taurina-. Sin embargo, Pamplona, Bilbao, Bayonne, Tolosa, Azpeitia…  estaban cerca e íbamos mi mujer y yo los tres primeros años algunas veces, hasta que el aburrimiento nos hizo dejarlo durante un tiempo, quizá diez años. Nuevo enganche al pasar por Valladolid una tarde de feria y otra vez unos años de corridas por esas plazas de toros hasta un nuevo parón. Por fin se inauguró Illumbe y saqué un abono doble el primer año pero me aburrí enseguida, algunas invitaciones me llevaron a unas pocas más corridas y lo fui dejando imperceptiblemente hasta 2014, supongo que hace como ocho o nueve años que no había estado en los toros, aunque seguía mirando las noticias y las imágenes que cada vez me parecían más absurdas e injustificables.
Creo que he vuelto a los toros para buscar algo que los justifique y que me justifique por haber disfrutado durante tanto tiempo de la muerte. No lo he encontrado. No existe justificación para criar un animal -el toro de lidia es un producto industrial que carece de sentido si no hay corridas de toros-, un ser vivo al que luego se le hace sufrir, es mentira que el toro no sufre cuando es limado en sus pitones, deslomado en los corrales, apuñalado con la divisa, picado con las puyas, banderilleado con esas concertinas de colores y la espada le busca la muerte con más o menos torpeza entre sus costillares, las reacciones del animal evidencian siempre su sufrimiento y su miedo.
Y todos los juegos humanos con toros son crueles, se desarrollen en calles o no acaben con la muerte pública o se guarde al animal para que repita una y otra vez su actuación de pueblo en pueblo. El cornudo que embiste para la diversión humana tiene miedo del hombre, de él le viene el dolor desde que nace, el hombre lo ha sacado del campo y lo ha llevado a la locura de sus ritos de sangre.
La caza “deportiva” me parece peor quizá. Matar animales por proteínas tiene sentido –no somos vegetarianos naturalmente-, pero matarlos por exhibir la superioridad de una mira telescópica y un rifle es una maldad que retrata al mono mal evolucionado que es la especie humana.


sábado, 24 de mayo de 2014

LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA EN EL RUCK CON BARRO

Association crest
Association crest (Photo credit: Wikipedia)

Hay encuentros embarrados en que a veces el balón desaparece bajo una melé espontánea de jugadores con maillots irreconocibles e incluso los que lo están disputando tienen dificultades para leer la continuidad de la jugada. La Federación Española de Rugby es actualmente como ese balón resbaladizo que hay que jugar como sea pero en esta fase del partido no hay más árbitro que las urnas. Y a la vez la Federación es una empresa, no una empresa mercantil cuyo objetivo es el lucro, pero sí una empresa como entidad organizada de personas y bienes con un objetivo, en este caso social, el desarrollo del rugby en España. Y como toda empresa necesita un líder ¿Se puede elegir al líder?
Las empresas normalmente no eligen democráticamente a sus dirigentes pero nuestra sociedad para gran parte del resto de las actividades se dota de una apariencia democrática y, aunque el sistema corporativista de las federaciones está alejado de la democracia pura y dura, se acaba acudiendo a una elección entre candidatos mediante votación. Y así vamos a tener ese Presidente próximamente que recoja el balón que el anterior condujo hasta el charco en la peor esquina del terreno donde quien lo recoja debe empezar a hacer juego.
En rugby quien lleva el balón es “el capitán” en ese momento, es quien decide lo que hay que hacer y, por tanto, el responsable de la continuidad del juego: avanzar, patear, pasar… opciones varias pero tiene que tener claro que el balón  no es suyo, que el balón es de todos los que están jugando con él en el mismo equipo, con el mismo objetivo.
Esperemos que el nuevo presidente de la FER lea bien la jugada y que, cuando pase el balón oval a su sucesor, el rugby español esté más cerca de la línea de la victoria.


Enhanced by Zemanta

viernes, 16 de mayo de 2014

K.O.

Français : Florian Fritz à l'entrainement. Lio...
Français : Florian Fritz à l'entrainement. Lionel Beauxis en fond (Photo credit: Wikipedia)

Un monólogo del Marqués de Altamira por teléfono una estas noches:
-           La imagen de la semana pasada en el rugby mundial ha sido la de Florian Fritz entrando a jugar de nuevo, tras una evidente conmoción cerebral, con la cara machacada por el rodillazo accidental que le había hecho perder el sentido. Esta conmoción cerebral ha sido confirmada posteriormente de forma reiterada. Una escena previa fue  retransmitida mundialmente, la del manager deportivo del Stade Toulousain, Guy Novés, entrando con prisas al vestuario para sacarlo antes de que venciesen los 15 minutos de su sustitución temporal y así evitar que esta se convirtiese en definitiva.
-          Había muchos intereses en juego en el partido de eliminatoria para la semifinal del Top 14 y los intereses, sobre todo de un entrenador histórico en su fin de ciclo, pesaron más que la salud del jugador ¿Dónde estaban los valores del rugby? En el retrete al fondo del vestuario, supongo ¿Dónde el juramento de Hipócrates de los médicos del equipo? Haciendo de tapón en el retrete para que no salieran los valores deportivos.
-          Se podrá decir –ya se ha dicho-, que todos hemos seguido jugando alguna vez después de una conmoción cerebral.  Éramos jóvenes, no sabíamos y era “otro” rugby.
-          La IRB precisamente ha marcado como un objetivo de este año la atención a la conmoción cerebral y ha publicado unas normas, un protocolo de actuación, que ordena tajantemente que el jugador con “sospecha” de haber padecido una conmoción cerebral no puede regresar al terreno de juego ese día y una serie de reglas para su retorno progresivo y controlado a la vida deportiva si no presenta secuelas.
-          Algo está podrido en el país de Ovalia y este cuarto de hora maldito del pasado viernes es un síntoma más.


Enhanced by Zemanta

lunes, 12 de mayo de 2014

DE SU BOCA NO HA SALIDO, NO SALE Y NO SALDRÁ UNA SOLA VERDAD

English: The Lobos Island Lighthouse about 8 k...

Recibo hoy muchas visitas –al parecer buscando en este blog mis comentarios sobre el apestoso eterno, ése que ha vivido del chantaje y del chivateo-, visitas que debían dirigirse a mi otro blog antxonmasse.blogspot.com donde hay algunos hitos de su biografía y algunos otros textos sobre la situación de sus víctimas y sobre él así como sobre la indefensión generada por la insuficiente actuación de la justicia.
El motivo de las visitas es, me parece, su aparición como “fuente” en una noticia recogida en un medio digital implicando a dos empresarios guipuzcoanos con un político aragonés.
Mi único comentario es el título de este breve.


Enhanced by Zemanta

viernes, 9 de mayo de 2014

GORA BERA BERA

Logo of Bera Bera RT
Logo of Bera Bera RT (Photo credit: Wikipedia)
Lo peor que tiene este club donostiarra es el nombre, muy poco adecuado para quien pretende estar lo más arriba posible pero, hijo de una escisión, fue bautizado con el nombre del paseo que, al nacer, abandonaba. Y el rugby donostiarra dejó de ser apenas el Atlético San Sebastián para ser poco más que el Bera Bera, actualmente la gran esperanza donostiarra para tener de nuevo representación en la máxima categoría.
La historia del rugby en este balneario costero debe superar los 100 años, de los cuales la mitad se pasaron en embarazos malogrados a pesar de los esfuerzos de quienes se esforzaban de traerlo de las Islas Británicas, vía Bilbao, o de Lapurdi más directamente. Por fin, la semilla catalana produjo el fruto actual hace poco más de 50 años pero el rugby donostiarra, salvo en los mejores momentos del Atlético San Sebastián, ha carecido permanentemente del calor de una afición numerosa. Es más, solo las visitas de Ordizia o Hernani han producido entradas notables en los campos de la capital para arropar a los equipos visitantes. Quizás exagero al generalizar y se podrían introducir matices a este panorama de frialdad, pero pido la comprensión del perspicaz lector.
La importancia del Bera Bera, no solo en el rugby, en la cultura deportiva donostiarra es enorme y, por ello, este reconocimiento a cuanto ha aportado y está aportando a la formación de nuestros niños y jóvenes desde esta columna, aunque su primer equipo no se sumara los otros equipos vascos en la División de Honor A –que se sumará-, del rugby español, Bera Bera, eterno club inquilino del compartido Mini Estadio, ya está en lo más alto, ahora solo falta que los donostiarras se enteren.
Enhanced by Zemanta

sábado, 3 de mayo de 2014

CON ARTE Y MANERAS


Roto Roumieu a los cinco minutos de empezar el partido, hasta Pottoka se ha encogido en el estadio Jean Dauger, pero hoy el equipo del Aviron Bayonnais no estaba para miedos y lágrimas. Enseguida Martin Bustos Moyano ha puesto por delante a los locales, hoy más locales que nunca porque han sido los Iguiñiz, Ollivon, Ugalde, Rouet… quienes se han ganado el reconocimiento de los aficionados, llevando el peso del ataque, un ensayo de Ugalde y otro RocoçoKo más el pie del argentino han puesto distancia y, tras la inicial remontada de los primeros puntos, Castres no ha podido contener a los lapurtarras donde desde Van Rensburg a Spedding han puesto por fin todo y un poco más en el campo.
Cuando faltaba un cuarto de hora los entrenadores visitantes han lanzado la toalla, reservando sus pivotes para la fase final y la fiesta ha empezado a estallar. Una temporada más en Top 14 como despedida a Mr. Tchin Tchin que ha asistido emocionado a este último partido con su patrocinio o ¿Quizá no?
Baiona es ahora cerveza, champagne y ese maldito rosado frío de efectos laxantes que nuestros hermanos del norte beben hasta perder las maneras. Pero por esta vez esperemos que la bilis no llegue al Nive ni al Adour.


Enhanced by Zemanta

viernes, 2 de mayo de 2014

CON 15 APELLIDOS VASCOS

TRFC 088_exposure
TRFC 088_exposure (Photo credit: Sam_Catch)

En el primer nivel de nuestro rugby –quizá Hernani CRE como excepción que nos recuerda siempre el Barón de La Florida-, es difícil llegar a una alineación con ocho apellidos vascos y prácticamente imposible con quince. Pero, referencias cinematográficas aparte, el rugby vasco, al menos el que se juega en los siete territorios, se nos dice que está, una vez más, en crisis. Es evidente que en este lado de la muga apenas quedan esperanzas de un digno resultado final en la División de Honor A para guipuzcoanos y vizcaínos, una vez alejado el peligro del descenso, mientras que en el lado norte un equipo ya está descendido y el otro se  juega la permanencia este sábado en su estadio –no hay entradas libres-, y en otros tres.
No debemos reducir el rugby vasco al nivel profesional de Iparralde o al cuasiprofesional de este lado porque es en los niveles que llamamos inferiores donde puede estar la verdadera crisis del rugby vasco que necesita crecer en sus bases, incluso al otro lado del Bidasoa,  para no morir ya que el foot-ball sigue siendo el deporte por excelencia y apenas deja espacio vital en nuestra sociedad  -las instituciones le sacrifican sus presupuestos en plena zozobra económica-,  para otros deportes, como la propia pelota vasca, el rugby o el basket…
Las Federaciones y clubes vascos de rugby están realizando una verdadera proeza, lejos de los titulares, para ese desarrollo y ahora que una temporada más se acaba y los resultados ponen a cada uno en su sitio, observemos el número de niños y jóvenes que se han enganchado al rugby y son el mejor resultado de ese esfuerzo, aportando sus diferentes apellidos, colores, sexos, idiomas… al rugby vasco.
Enhanced by Zemanta