miércoles, 25 de mayo de 2016

SILENCIOS CÓMPLICES


El desangelado Mini Estadio de Anoeta alberga la preparación de unos jóvenes que realizan ejercicios de entrenamiento para adaptarse al juego de rugby  a siete. Un grupo de paseantes les observa desde la valla que separa esta instalación del paseo. El desmesurado frontón, las piscinas forman el decorado a espaldas de los amigos que, después de aparcar, se dirigían a la conocida instalación hostelera que existe a un lado de la cáscara vacía de hormigón que es el actual Gran Estadio, y futuro más grande campo de fútbol, de Anoeta.  
Español: Vista del Estadio Anoeta con la tribu...
Español: Vista del Estadio Anoeta con la tribuna oeste al frente, previo al encuentro de Segunda División frente al Hércules Club de Fútbol, el 4 de abril de 2010. (Photo credit: Wikipedia)
-          Esto del “seven” no sé si me convence –Dice el Marqués de Altamira, poniéndose a andar, lo que hace que los demás arranquen- ¿Dónde están los gordos? Este es un rugby excluyente en vez de inclusivo.
-          Pero no conviene decirlo –Murray interviene-, ya que da un cierto espectáculo y atrae espectadores de pago, aunque excluya practicantes ¡Rugby business!
-          A veces callarse es una virtud: uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras –Comenta el Barón de la Florida-. A veces callarse es pecado, si uno ve venir el lobo feroz, debe decírselo a caperucita roja, luego que ella, si es una persona con plena capacidad, haga lo que quiera.
-          Hay silencios clamorosos –Galtzagorri se ha detenido como analizando la estructura del estadio  que les envuelve con su fría sombra-, de quienes se supone que tienen que hablar para que el ciudadano esté informado, esos silencios que propician el escándalo, cuando estalla el escándalo y, en este país, siempre acaba estallando.
-          Pero somos humanos, demasiado humanos –El Marqués le coge del hombro y lo vuelve a dirigir hacia la otra acera-,  y a veces cumplir el deber de publicar lleva a la retirada de patrocinios, publicidad, pérdida de ingresos, enemistades eternas… así que se deja pasar el tiempo o se publica la noticia incómoda bajo titulares embusteros para maquillar los escrúpulos y no tener roces.

-           Tiempos difíciles para navegar en el mar revuelto de la prensa libre –Concluye Galtzagorri entrando en el restaurante-. 

domingo, 22 de mayo de 2016

AVIRON BAYONNAIS CONSIGUE LA SEMIFINAL DE ASCENSO A DOMICILIO CON GRANDES APUROS

English: Pottoka, mascot of the French rugby u...
English: Pottoka, mascot of the French rugby union team Aviron Bayonnais. Français : Pottoka, la mascotte de l'Aviron bayonnais, club de rugby à XV français. (Photo credit: Wikipedia)
Aunque el tanteador final ha sido 23-17 a favor de los locales, un resultado a favor de los visitantes se ha podido producir hasta el último momento en un partido igualado, disputado, muy bonito en el primer tiempo y de nulo juego en el segundo tiempo.
A los 5 minutos el Stade Montois marcaba un ensayo por su excelente alero Salawa pero el Aviron Bayonnais  daba la vuelta al marcador enseguida (Du Plessis 13’, Poki 35’, más las transformaciones y 2 golpes de Bustos)) y al descanso se ha llegado con un 20-10 para los lapurtarras, después de un toma y daca continuo entre dos equipos que han basado sus ataques continuos en un rugby espectacular y que solo la expulsión temporal del pilar izquierdo landés, con un cambio táctico incomprensible del entrenador visitante que ha sacado a su imprescindible tercera centro fuera del campo para la obligada sustitución temporal, ha entregado la mayor iniciativa al Aviron que la ha aprovechado.
Segundo tiempo en que la falta de lucidez de un Stade Montois, superior en intenciones de juego que conseguía otro ensayo bajo palos (Tutaia 58’) pero le llevaba a cerrar el juego en la zona de los gordos, optando por penal-touches cuando aún tenían tiempo por delante y solo asustando a los bayoneses cuando ya sonaba la sirena.
Ambiente fraternal entre las aficiones, sus dos mascotas han animado el lluvioso y archicompleto estadio y al final una semifinal en casa para los de Pottoka frente a un peligroso Colomiers mientras que Mont de Marsan deberá intentarlo en Aurillac.



viernes, 20 de mayo de 2016

CORRIDA VASCO LANDESA

Coat of arms of Mont-de-Marsan city (Aquitaine...
Coat of arms of Mont-de-Marsan city (Aquitaine) drawn by Manassas for Blazon Project of French-speaking Wikipedia, with Inkscape. Source: own drawing - Blazon: Azure two keys affronty argent. (Photo credit: Wikipedia)

Aristide Labarthe  invita a degustar un chocolate con bollería con vistas la Catedral de Baiona –debe ser su cumpleaños-, y su cara sonriente oculta la inquietud que su alma blanquiazul, azul cielo para precisar, siente esta semana. Este domingo próximo el Aviron Bayonnais, 2º clasificado, recibe al Stade Montois, 3er. Clasificado, en la última jornada de la Pro D2, la segunda división del rugby galo, para decidir si juegan la semifinal en casa o el exterior, ya que ambos están aritméticamente clasificados.
Hiruntchiverry, abriendo la prensa especializada en un lado de la mesa, comenta en voz alta, quizá para no mencionar los problemas financieros del Biarritz Olympique:
-          Un drama vasco-landés más que un derbi, los de Mont de Marsan han encadenado 10 partidos sin derrotas, de los que 8 victorias consecutivas, todas con un juego espectacular de su línea de atrás, con la columna vertebral del equipo perfectamente engrasada y muchos ensayos a favor, mientras que el Aviron ha venido arrancando los puntos con más angustias que otra cosa.

-          Hay un espectáculo taurino que se celebra más por el sudoeste francés pero también por el otro lado, la corrida landesa o de recortadores, en que no se deja al animal como un sanguinolento alfiletero sino que se le esquiva con saltos y piruetas, aunque para hacer que embista después de haber pasado por todas las plazas veraniegas al bovino, sea macho o hembra, se le propinan con palos verdaderas palizas en sus genitales – Refiere el Marqués de Altamira a los comensales-. He visto que en algunas de nuestras ferias, como los sanfermines,  se suele denominar al evento “corrida vasco-landesa”.

-          ¡Para corridas estamos por aquí! –Suspira Labarthe- Lo que hace falta ahora es salir como miuras de los corrales en el encierro un domingo de sanfermines y ponerles los balones por corbata.



jueves, 12 de mayo de 2016

EFECTOS SECUNDARIOS

Efectos secundarios
Efectos secundarios (Photo credit: Wikipedia)

Los medicamentos suelen advertir en sus literarios prospectos sobre los efectos negativos que se pueden derivar de su administración, administración que busca la curación. Muchas cosas de esta vida tienen efectos secundarios no deseados, a veces agazapados para sorprendernos, otras veces, las menos, están advertidos por la propia vida.
Se acaba la temporada de rugby a XV, aunque en España quedan las fases finales ligueras sin equipos guipuzcoanos, ha arrancado la competición transfronteriza sin levantar pasiones, el seven también ocupa a algunos equipos y… poco más. Ahora vienen tiempos de rugby de despachos, pasillos, patrocinadores, subvenciones, agradecimientos de servicios prestados, fichajes, vacaciones y otras tareas necesarias para que el ciclo siga. Los aficionados locales siguen el final de las competiciones francesas y europeas o la del Hemisferio Sur para paliar el síndrome de abstinencia.
Galtzagorri se deprime siempre por estas fechas, pero este año se le ve más triste que otros años, desde que descendió el Bera Bera no estaba tan “depre”. Otea el horizonte, tumbado al sol de la Zurriola, y se le escapa un suspiro tras otro.
-          ¿Qué te pasa hombre? -Murray, que lo observa a su lado, mientras espía a las primeras e inalcanzables bañistas solares del barrio- ¡Si tienes las mejores entradas para ver con tu mujer la final del Top 14 en Barcelona! ¡Menudo plan!
-          No es eso. A base de cuidarnos tan bien, parece que me ha subido el colesterol hasta límites inconcebibles -Murray se acuerda de sus análisis tantas veces aplazados-, y el médico me ha recetado unas pastillas… pastillas que producen un efecto secundario evidente: adiós fogosidad en el rugby del amor, ni melés ni nada (suspiro).
El rugby también tiene efectos secundarios no deseados, como producir esta columna cada semana.



jueves, 5 de mayo de 2016

ZARAUTZ, LA FUERZA DE LA COCINA


Los viejos mercados, cuando son cuidados y renovados con sentido común, siguen siendo organismos necesarios de la vida urbana de todos los días y atraen a las visitas.
-          La buena cocina empieza por comprar bien -Galtzagorri está eligiendo los espárragos bajo la mirada acerada de la vendedora-, combinando los productos locales con los toques necesarios de fuera y la buena mano del cocinero tiene que hacer el resto.
-          ¿Es lo que te enseñaron en la Facultad de Derecho? -le comenta Hiruntchiverry que está acarreando las bolsas a su lado- Porque tú no pasaste por la escuela de cocina de Zarautz que yo sepa.
-          Es lo que nos ha enseñado el Baby Auto Zarautz estas últimas temporadas -El marfil de los espárragos tiene un precio ligeramente más bajo que el de los elefantes como comprueba Galtzagorri al pagar-, al que le ha faltado muy poco para conseguir el ascenso este año pero que enseguida tendremos arriba: muy buena producción de la huerta de casa, refuerzos de fuera los justos y
adecuados, y un entrenador que tiene cabeza y mano para controlar los egos de los viejos y las ambiciones de los jóvenes.
-          Pero en el último momento se nos ha hundido el soufflé -Hiruntchiverry ha advertido que no queda nada del “bote” para pagar un aperitivo junto al mercado y se dirige con la compra hacia la sociedad-, y eso es lo que pasa en la competición a diferencia de lo que pasa en la cocina, que haciendo bien las cosas desde el principio hasta el final puedes quedarte sin premio, porque solo sube uno.
-          O haciendo bien las cosas también te puedes encontrar descendiendo -añade con preocupación el Barón de la Florida que acaba de llegar desde Hernani-, a no ser que tengas un abogado en el equipo.


-           

jueves, 28 de abril de 2016

VIAJE DE LUJO

Rio Pisuerga a su paso por Astudillo
Rio Pisuerga a su paso por Astudillo (Photo credit: Wikipedia)
Al despertarse, Murray advirtió el dulce olor de las ventosidades de toda la noche en la furgoneta. Unos balones de rugby deshinchados y unas botas de tacos añadían ambiente junto a su cabeza, así que sumergió la nariz en la bolsa de equipaciones limpias que había recogido de la lavandería industrial antes del viaje y entonces el gato maulló.
-          Moisés debe tener hambre –dijo Galtzagorri tumbado a su lado y se incorporó para recoger el gatito de los viejos maillots que se apilaban en el asiento del conductor-.
-          ¿Moisés?
Habían parado la víspera a descansar un rato, huyendo de las autopistas, en un pequeño parking junto a un río, quizá el Ródano, quizá el Pisuerga, quizá otro, y allí Galtzagorri, a pesar de su hipoacusia, se empeñó en que se oía maullar dentro de una bolsa de supermercado medio sumergida en la orilla. Con suerte y un stick de hockey lograron rescatar al pequeño felino vivo, sus hermanos habían tenido peor suerte.
-          ¿Qué haremos con él durante el partido? ¿Y después? Bien… si te lo quieres quedar, tendrás que llevarlo al veterinario –Murray le dijo a su amigo, adivinando sus intenciones-.
Así Murray descubrió que existe en el culo del mundo el veterinario de guardia, que no es barato y que tampoco da factura.
Por fin aparcaron lo más cerca posible del estadio. Galtzagorri se bajó con el animal, minúsculo junto a sus bíceps, que el maillot del Bera Bera dejaba al descubierto, mientras Murray preparaba su acomodo, pensión completa, para las siguientes horas. El tipo que había dejado su coche al lado dijo en voz alta a su compañero, mirándoles:
-          ¿Te fijaste, boludo? ¡Parece un pumita!
Y Galtzagorri hinchó pecho con orgullo, en cierto sentido, paternal.


jueves, 21 de abril de 2016

CERCANÍAS, CERCANÍAS

Euskara: Txindoki mendiaren ikuspegia Ordizia ...
Euskara: Txindoki mendiaren ikuspegia Ordizia udalerritik. Gipuzkoa, Euskal Herria. View of Txindoki mountain from Ordizia village. Gipuzkoa, Basque Country. (Photo credit: Wikipedia)

Se anuncia lluvia para este sábado sobre Altamira, una tarde oscura y húmeda de abril en Ordizia, no hay que temer que el campo pese en las botas de los jugadores, el tapiz plástico gana elasticidad con la humedad pero ésta y los nervios añadidos harán que los musculados cuellos de las primeras líneas del Ampo y el Hernani giman sórdamente en las múltiples melés que se esperan – no hay apuestas oficiales-, en el encuentro del sábado. No hay apuestas oficiales…
-          Más de 20 seguro –dice Galtzagorri recogiendo cartas, hamarrekos y el tapiz verde-, y me juego lo que queráis…
Nadie se da por aludido en torno a la mesa. El Barón de la Florida se ha estado acariciando las cervicales desde que el Marqués de Altamira ha leído en voz alta la predicción del tiempo, posiblemente un crónico dolor olvidado se ha despertado con los recuerdos de un pasado no tan lejano. El de Altamira se muestra relajado, posiblemente la procesión va por dentro, y lleva toda la velada prediciendo una victoria local.
-          Partido cerrado, eso seguro –interviene Murray ante la escasa participación de los contertulios hernaniarra y ordiziarra sumidos en sus pensamientos y en la observación de las burbujas de la tónica-, me parece que los de las tres cuartos pueden salir a jugar con boina y katiuskas para no resfriarse…
Nadie se ríe lógicamente, las miradas de los aludidos se tornan de acero cuando se dirigen hacia el bocazas. Pero toca recogerse y al despedirse hasta el sábado, en vez de darse la mano ambos colegas se abrazan sonrientes, mientras dicen, con significados totalmente contrarios:
-          ¡Buen partido!