viernes, 27 de marzo de 2015

DULCE DERROTA FRANCESA

Tiếng Việt: no original description
Tiếng Việt: no original description (Photo credit: Wikipedia)

-          Irlanda ha ganado el Torneo –Jon Galtzagorri nos recuerda lo obvio-, por una pequeña diferencia de goles con Inglaterra y con Gales pisándoles los pies, los tres con los mismos puntos ¿Y Francia?
-          No hay derrota dulce ni victoria amarga pero algunos –Hiruntchiverry hace un gesto hacia el norte, a su espalda-, parece que hayan ganado algo por haber perdido de veinte puntos ¿Estamos tontos?
-          Se vio otra forma de jugar por parte de los galos –El Marqués de Altamira se muestra condescendiente con el Midi Olympique en la mano-, una cierta alegría, ganas de volver al rugby champagne pero… hace tiempo que los ingleses son los que pueden jugar así y a los franceses se les ha hecho una lobotomía colectiva o un lavado de cerebro.
-          Se juega bien cuando se gana, si se ha perdido de veinte tantos es que se ha jugado mal –insiste Hiruntchiverry con cierta cabezonería-, si se pierde de un punto o de siete, se puede hablar de que se ha jugado bien pero se ha perdido, pero veinte indica que no se ha defendido como se debía o no se ha atacado con la eficacia necesaria.
-          Quizá Francia ha jugado bien para su nivel actual y no puede hacer más. Jugando bien, Inglaterra  le ha pasado por encima –El de Altamira quiere transmitir optimismo al de Iparralde-, sin embargo, jugando mal las otras dos selecciones le han ganado pero con unas diferencias de siete.

-          Entonces Inglaterra ha jugado a otro nivel que no es el actual, es el del futuro –Amargado Hiruntchiverry concluye-, o sea que los franceses ya pueden encontrar ese cerebro que les falta de aquí a septiembre, que no lo encontrarán, o dedicarse a aplaudir a su mejor eterno enemigo. 

sábado, 21 de marzo de 2015

UN MARQUÉS EN LA MELÉ

Twickenham Rugby Ground. The small South Stand...
Twickenham Rugby Ground. The small South Stand has been demolished and the construction of a replacement stand is now complete. (Photo credit: Wikipedia)
-          Crunch es el sonido que hacen los huesos al romperse ¿No? –Comenta el Marqués de Altamira, acariciándose el húmero izquierdo por el punto en que se fracturó en un duro campo de Valencia- ¿Por eso le llamáis así al partido contra los ingleses?
-          No, por eso no,  parece que crunch en inglés se utiliza también para nombrar el momento de la verdad en un partido o en una competición –Imanol Hiruntchiberry se rasca la ceja que marcó para siempre un taco de un talonador de Lekuine o Bonloc con aficiones de cirujano de estética-, aunque también en inglés sea un crujido…
-          Al que le van a crujir es al seleccionador de Francia con esa cara de gorrino degollado que se le ha quedado –El barón de la Florida se hizo un poco de daño en una clavícula cierta vez  cuando en un placaje ofensivo convirtió a un bajo argentino en contratenor así que no siente los cambios de tiempo como sus amigos-, como los galos no jueguen algo, ya que no parece que aspiren a ganar.
-          ¡Por azul! Que dicen éstos para no blasfemar –el Marqués disfruta con sus traducciones literales del idioma de Moliére-, en eso sí que tienes razón, es incomprensible que Saint André no haya sido despedido o haya dimitido a estas alturas.
-          En rugby no es costumbre sacrificar al entrenador por una mala racha –Media el Barón ante el silencio de los lapurtarras-, hay aceptación de las vicisitudes del deporte.
-          Imposible no es francés. Y si se gana en Twickenham, que se puede ganar, le pondrán en los altares y nos comeremos la Copa del Mundo por adelantado –Hiruntchiberry quizá quiere transmitir un optimismo que no existe- ¿Hablamos de otra cosa hasta después del partido?
-           ¿Has leído el libro sobre el doping en el rugby? –pregunta alguien, provocando que un ángel gay pase volando-.


viernes, 13 de marzo de 2015

LA COSTERA DEL RUGBY

English: Beach-goers at the beach in Zarautz a...
English: Beach-goers at the beach in Zarautz against the background of "el Raton" (the mouse-shaped peninsula at Getaria) (Photo credit: Wikipedia)

-          Este fin de semana Bera Bera juega en Eibar –comenta Jon Galtzagorri-, y puede ser un partido entretenido ¡A los del interior les vendrían bien unos puntos de tranquilidad!
-          Yo apuesto que los sacan, no me parece que los de la capital tengan chispa como para hacer lo mismo que hicieron los de Zarautz –dice el Marqués de Altamira-, y golear a los armeros.
-          Pues el Bera Bera lleva una racha inmejorable desde que perdió con los de la costa y para un par de jornadas que van a quedar –replica Galtzagorri-, tiene que salir a por todos los puntos para quedarse con esperanzas en la clasificación.
-          ¿Esperanzas de qué? ¿De subir o de quedar bien? Que el juego esta temporada lo pone Zarautz y los de la capital a aplaudir y a pagar las anchoas –El de Altamira que va en el asiento del copiloto parece pontificar “urbi et orbe”- ¿Habrá que ir hasta Castro Urdiales, por cierto?
-          La esperanza matemática existe y la fe también, lo que no espero es que en Eibar haya caridad –Galtzagorri conduce hacia Getaria con el síndrome de abstinencia de la anchoa-, y si hay que ir a Castro se va.
-          ¿Para qué tienes ese montón de periódicos en el asiento de atrás? – El Marqués pregunta, cogiendo uno de los pósters que asoma entre la prensa-.
-          ¿Para qué va a ser? Para envolver el pescado ¡Y no quites el póster que es lo que mejor me viene!
-          ¿El póster del Ampo? Déjame que me ría. Si estamos de costera, usa uno de la costa, por favor.
Es inútil la protesta del Marqués, solo hay un póster en el coche.


miércoles, 11 de marzo de 2015

A MÍ TAMBIÉN ME SIGUIÓ LA T.I.A.

66ème Festival du Cinéma de Venise (Mostra), 1...
66ème Festival du Cinéma de Venise (Mostra), 11ème jour (12/09/2009) Tapis rouge pour la soirée de cloture du Festival de Venise 2009 Sylvester Stallone (Photo credit: Wikipedia)
-En aquel tiempo yo tenía relaciones peligrosas, tanto profesionales, ya que  alguno de mis clientes andaba en empresas de interés nacional, como sentimentales, ya que una amistad bastante íntima se dedicaba a divulgar todo lo que creía oír en ambos lados de la poliforme muga del alma vasca en un medio de difusión –me decía el colega de toga y copas, imitando al mejor Galiardo de “Turno de oficio”-, y una veces Mortadelo, otras Filemón o Anacleto, me siguieron.
-De esa paranoia también he padecido –le interrumpo, aprovechando que sorbía del copón burbujeante-, y he cambiado de recorridos, me he dado la vuelta bruscamente o he cortado conversaciones telefónicas por si acaso.
- Pero es que a ti te han seguido los mismos que a mí y por motivos parecidos, eso no son paranoias –El chapas éste cuando coge un tema no lo suelta-, sino el sexto sentido que te advierte, como a los animales, la presencia de un peligro.
- ¿Y ahora no te siguen, no te escuchan, no leen tus mensajes, tus “guasapes”? ¿Para qué te crees que se les paga de los presupuestos públicos y de los fondos de reptiles? –La camarera del pub parece que tiene un piercing en la lengua y me mira con reprobación porque he debido subir el tono de voz-. Un abogado que arrastra una cartera de clientes raros, que a las cabañas bajó y baja, que a los palacios subió y sube, que los claustros escaló y escala y que deja memorias amargas en los expedientes consorciales…  yo si fuera el jefe te seguiría vigilando.
- Me parece que nos están controlando aquí mismo, tengo la sensación… ¡Habla más bajo!
La camarera se nos acerca y nos habla. No le entiendo nada entre el piercing y que cada día estoy más sordo, así que le doy un billete de 20 euros y espero las vueltas. Al salir a la calle, un tipo con cara de Stallone enfadado que estaba fumando junto a la puerta, se aparta para dejarnos pasar, son las 9 de la noche y lleva por ahí cerca de mí desde las 7 de la mañana, me parece que es uno que trabaja para la agencia de detectives de la bruja enana.
- ¿Cuernos? ¿Secreto industrial? ¿Localización de bienes? –Me voy pensando con un brazo encima de la chepa del compañero-.

  

jueves, 5 de marzo de 2015

MÁS RUGBY EN LA ESCUELA


-          ¿Por qué no hay un torneo playero de rugby escolar? –Pregunta Murray a la vez que presenta una bonita botella de lágrimas de dioses gaélicos que ha traído de Edimburgo-. Podrían jugarse jornadas en Zarautz, Donostia, Hendaia, Biarritz…
The city of Donostia from top of mount Igeldo.
The city of Donostia from top of mount Igeldo. (Photo credit: Wikipedia)
-           Porque no existe el rugby escolar ni aquí ni allí –Comenta el Barón de La Florida mientras saca las mitades de endivias del agua hirviendo-, el rugby infantil entre nosotros se practica en los clubes y con muchas pegas reglamentarias o legislativas: hay que buscar horarios dominicales, no se pueden organizar temporadas de competiciones… las circunstancias están para desmoralizarnos a los padres.
-          Solo hay un deporte que carece de pegas ¿No? –Observa Murray el mimo con el que el Barón deja sin agua las endivias entre dos paños-. Pero hay programas de rotación de los chicos por distintos deportes, aunque no sé si esto acaba de funcionar.
-          Hay mucha pereza mental que se ha institucionalizado y en la que se acaba ahogando la voluntad de quienes aportan creatividad a la educación –La bechamel que prepara el Marqués de Altamira suele ser irresistible para los que están alrededor-, y en nuestra sistema el deporte sigue estando muy lejos del corazón de la educación, eso se lo dejamos a los países anglosajones o a… Portugal.
-          Pues no parece tan difícil hacer un copia y pega de lo que está funcionando por ahí y probarlo aquí –El Barón mete la bandeja de endivias envueltas en jamón, recubiertas de la salsa y con el queso espolvoreado encima, al horno-, al fin y al cabo tenemos un clima tan escocés como en Glasgow o en Auckland.
-          Y de segundo unos “solomillos al whisky”, que eso se hace en plis-plas mientras que lo de cambiar las mentalidades de este país requiere mucha cocina pero que mucha cocina.


viernes, 27 de febrero de 2015

EL JUEGO COLECTIVO: "HACER BIEN LO FÁCIL

-       “Hacer bien lo fácil” es una de las obligaciones de todos y cada uno de los miembros de un equipo –dice el Marqués de Altamira lavando las hojas de las diferentes lechugas- . En el rugby “lo fácil” equivale a los fundamentales del deporte: el pase, el manejo del balón, el placaje, el apoyo al otro, empujar, esquivar, recoger el balón, quitarlo al otro…
-       En una empresa es atender al cliente cuando se dirige a la empresa,  adelantarse a sus necesidades y  facturarle inmediatamente de acabado el servicio o la entrega del producto –dice Jon Galtzagorri, alineando las piezas de carne de buey-.
-       Fíjate lo fácil que es el pase más elemental entre dos delanteros y las veces que hay que entrenarlo, reentrenarlo e insistir en repetirlo con los jóvenes –sigue el Barón de La Florida que está batiendo incansable en una taza sal, pimienta, un poco de vinagre y el aceite-, porque se aburren y luego en los partidos se notan sus ausencias mentales.

-       Horas, hay que darle muchas horas a lo fácil, no solo es querer, el amor hay que trabajarlo –Hiruntchiverry está colocando primorosamente la vajilla en la mesa-, si cada uno no hace bien lo fácil, lo que le deviene fácil a base de prepararlo, luego es imposible que pueda fijar y pasar.
-       Porque el balón tiene que estar vivo, en juego, en el rugby como en la vida –Aristide Labarthe ha traído unas barras de pan recién horneadas y dos “gâteaux basques” que está presentando-, y si no tenemos el balón hay que recuperarlo y para ello hay que placar, lo que también requiere horas de trabajo, de repeticiones, de entrenamiento…
-       Hacer bien lo fácil es lo mínimo que nos tenemos que exigir ¿No? –los aromas de la comida inundan las pituitarias del Marqués que oficia con soltura los últimos preparativos-. Si no ponemos los cimientos es imposible construir encima.